Carlos Aguilera. The start of a very bad day. Notes of a new catastrophism

Carlos Aguilera

The start of a very bad day. Notes on the new catastrophism

Carlos Aguilera (Alicante, 1992)

Fotógrafo, graduado en Comunicación Audiovisual en la Universidad de Granada en 2015. Especializado en fotografía a través del Programa Propio de Movilidad en University of North Carolina durante el curso 2013/2014.

The start of a very bad day. Notes of a new catastrophism

Investigación fotográfica acerca de los modos de cambio de nuestro entorno, a través del establecimiento de relaciones entre las temporalidades y rastros fotográficos/geológicos. Aguilera trabajará con el Departamento de Estratigrafía y Paleontología de la UGR, y con el Museo de Minerales del Departamento de Mineralogía y Petrología. El artista hará uso de escenarios en los que aflora el límite K/Pg, una capa entre los estratos de la corteza terrestre formada por las cenizas depositadas tras la colisión de un bólido con la superficie terrestre que actúa como horizonte geológico. Una fina línea negra situada bajo nuestros pies que funciona como caja negra, recordándonos que los cambios fortuitos y violentos son parte de nosotros.

The start of a very bad day. Notes of a new catastrophism

Hace unos 66 millones de años, un meteorito impactó sobre la península de Yucatán iniciando una de las mayores extinciones de vida en la historia conocida de nuestro planeta. Sin embargo, todavía hoy no hay consenso científico sobre la verdadera dimensión del choque y sus implicaciones. Bajo la premisa de la dificultad de asimilar cambios no graduales como generadores de nuestra realidad, Carlos Aguilera (Los Montesinos, 1992) emprende una investigación en la que establece una relación entre el tiempo y la dimensión geológica y su analogía a escala humana. Para ello, el artista toma como referencia los lugares donde se hace visible el denominado límite K/Pg, una fina capa de cenizas formada por los restos de la colisión y que funciona como documento de la catástrofe.

El proceso de investigación de Carlos parte de esta particularidad del territorio y establece una relación con el lenguaje fotográfico. Al igual que los estratos geológicos, el documento fotográfico también se conforma como acumulación cronológica testigo un hecho. En ese sentido, ambos son registros temporales diferenciados por una simple cuestión de escala. En un segundo estadio de la investigación, el artista se apoya en piezas del Museo de Minerales de la Universidad de Granada para construir una introversión sobre los procesos de cambio que diferentes rocas sufren a consecuencia de las grandes colisiones que han sacudido la Tierra a lo largo de su reciente historia geológica. Este proceso, conocido como metamorfismo de choque recuerda a la naturaleza fotográfica; un cuerpo que se ve modificado tras el impacto de la luz. Durante la investigación, Carlos se apoya en los modos de fotografiar propios de la geología, incorporando el uso de la luz polarizada cruzada y dando protagonismo a los elementos utilizados como referencias métricas en este ámbito.

The start of a very bad day es, por tanto, un desplazamiento a través de las violentas e inesperadas catástrofes geológicas en relación con la cualidad humana de afrontar los eventos fortuitos.